EL  LAVACRO

EXODO: 38:8    30:17   

También hizo la fuente de bronce y su base de bronce, de los espejos de las mujeres que velaban a la puerta del tabernáculo de reunión.

 

INTRODUCCION:

Es curioso que Dios al dar la orden a Moisés sobre la fuente de bronce, no le haya dado medidas, ni forma; solo le dijo de donde debía de provenir el material y que clase de material se debía usar, lo único que le dejo bien específico fue su función y la consecuencia del que no se lavara.

La palabra lavacro se traduce de la palabra hebrea: kyor, es literalmente un recipiente para contener agua, es tremendo esto porque como no se sabe el tamaño, no se sabe cuanto de agua le cabía, pero en este estudio hablaremos a la luz del Espíritu Santo para entender ciertas cosas, si Dios no dio las medidas ¿quien se las tenia que dar?, ¿como se construyo?; eso nos dice que sus dimensiones se las dio Moisés, o sea que cada uno le tiene que dar la dimensión.

 

DESARROLLO:

1.- Todo creyente debe ser instruido en que en el altar de bronce hay salvación y en el lavacro hay purificación.

2.- El orden de los muebles en el tabernáculo nos habla del desarrollo de la vida del cristiano, el altar de bronce tipifica a Cristo y su cruz y a nuestra fe como un sustituto; pero luego el lavacro, donde hay separación, tipifica la santificación del salvado.

 

3.- EL LAVAMIENTO DE LOS SACERDOTES.

Levítico 8:6 Habla de la purificación de los sacerdotes ellos tenían que lavarse una vez en la vida, esto lo hacían completamente, pero después tenían que lavarse los pies y las manos cada vez que ministraban en el tabernáculo, esto es algo maravilloso porque concuerda con lo que Jesús le hablo a Pedro cuando le dijo: El que esta lavado,  no necesita sino lavarse los pies, pues esta todo limpio; y vosotros limpios estáis, aunque no todos, hablando de judas.

En el tiempo de Jesús casi nadie tenia un lugar donde bañarse en su casa sino que los baños eran públicos, entonces la gente se bañaba en esos lugares pero al regresar a su casa se volvían a ensuciar los pies aunque ya se habían bañado, así los sacerdotes ya estaban bañados en su consagración como sacerdotes, pero cada vez que ministraban tenían que limpiarse las impurezas del camino, así nosotros hoy, tenemos que limpiarnos las impurezas del camino, como el polvo que se nos pega, porque lavados ya estamos.

4.- Y todo el que tiene esta esperanza en el  se purifica así mismo, así como el es puro 1ª Juan: 3: 3. Por eso la fuente no tenia medida porque esto es personal, nadie te purifica, nadie te santifica, por eso dice en el final de la Biblia: el que es injusto, sea injusto todavía; y el que es inmundo, sea inmundo todavía; y el que es justo, practique la justicia todavía; y el que es santo, santifíquese todavía Apocalipsis: 22: 11. Esto quiere decir que aun el día de su venida hay que lavarse.

 

5.- FUENTES DE PURIFICACIÓN.

A) LA PALABRA.

Así como Cristo se entrego por su iglesia para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra Efesios: 5: 25-26. La palabra de Dios purifica la vida cuando nosotros la ponemos por obra, algo que hay que señalar es que las mujeres entregaron sus espejos para que se fabricara la fuente de bronce, los espejos eran de bronce y servían para que las mujeres se arreglaran, también dice la Biblia que el oye la palabra de Dios y no la pone por obra es como el que se ve al espejo pero no se arregla si no que se olvida de quien es, Santiago: 1: 22-24. La palabra es para vivirla no solo para oírla, el sacerdote cristiano que oye la palabra y no se lava se le olvida que es sacerdote del  Señor, y por eso no se lava; el lavacro no era para todos, en cambio el altar de bronce si era para todos, el lavacro era solo para los sacerdotes; por eso al mundo no se le exige santidad, en cambio a la iglesia si.

 

B.- LA SANGRE.

Y la sangre de su hijo nos limpia de todo pecado 1ª Juan: 1: 7. La palabra limpia en el griego se traduce katartizo que quiere decir: purificar, esto quiere decir que a Dios le agrada la pureza, a veces no enfrentamos la realidad de que somos pecadores y pretendemos una inocencia que no tenemos, pero la sangre de Cristo nos limpia de todo pecado, a Timoteo Pablo, le dice que se conserve puro y eso que Timoteo lo que hacia era imponer las manos 1ª Timoteo: 5:22. Conservarse puro es manteniéndose en constante limpieza.

 

C.-LA PUREZA QUE VIENE POR LA PRUEBA.

Muchos serán limpios, y emblanquecidos y purificados; Daniel: 12: 10 lo que el Espíritu Dice es que Daniel viene hablando de las cosas que sucederán en los últimos tiempos y que del juicio muchos saldrán purificados, me llama la atención la versión ( DHH) Muchos pasaran por los sufrimientos anunciados, y saldrán de ellos purificados y perfeccionados, los malvados seguirán haciendo maldades, sin entender lo que pasa; pero los hombres sabios entenderán todo, el juicio purifica y perfecciona pero ¡para que juicio! si tenemos la palabra y la sangre.

 

CONCLUSION:

Andar en luz no significa ser perfecto, andar en pureza y en luz es estar dispuesto a hacer ajustes todos los días en nuestra vida, según el señor lo vaya reclamando de cada uno. La medida de ajustes es infinita, no tiene medida, porque es la santidad de Dios, SI, hay pecados que solo se descubren en la cercanía al Señor, allí se adquiere sensibilidad. Así  que purifiquémonos.